domingo, 10 de mayo de 2015






Hoy quiero compartir con ustedes unos pensamientos que he aprendido acerca del futuro, un tema que muchos no queremos escuchar porque nos mueve de nuestra zona de confort.

Siempre hay futuro….

No existe como tal, es una imaginación.

El presente es el presente, es una continuidad de lo que estamos viviendo, estamos cosechando cosas que sembramos ayer; y hoy estamos sembrando cosas que vamos a cosechar mañana, teniendo el cuidado de no sacrificar las cosas importantes en el presente.

Hoy en el presente tengo la responsabilidad de diseñar hacia donde voy, hay 2 formas de diseñarlo:

   1. Según mi historia personal y familiar,  el presente puede diseñarse como una continuidad de lo que soy; pero esto no es un verdadero futuro, es una proyección de mi presente. Ya que no tiene el contenido desafiante

   2. La segunda forma es que sin tener muchas claridad hoy me atrevo a soñar y fantasear, pero importante es que me siento merecedor de ese futuro que estoy soñando, aunque hoy la realidad me diga que no.

Siempre hay que tener los pies en la tierra, no puedo ponerme a diseñar futuro sin tener un plan de acción en el presente. “Pies en la tierra pero Cabeza en las estrellas”.

Ahora bien, si me sobre-informo sobre la realidad puedo contaminar el diseño de mi futuro que puede ser de un alto contenido pesimista.

Porque muchas veces, nuestra forma de relacionarnos con el presente tiene un contenido de crisis. Ya que llamamos crisis a la realidad que no me ha permitido moverme cómodamente. 

No hay pasado mejor, siempre hubo crisis lo que aprendimos es a movernos mejor, y hasta lo extrañas porque te dio comodidad cuando lo dominaste.

El pensamiento debe de ser: Esto es una nueva crisis o es una nueva realidad para la que no estoy preparado; si  lo veo como crisis me siento victima, pero si lo veo como una realidad ante la cual no me siento preparado lo que hago es tomar acción y prepararme.

Las realidades son interpretaciones de cómo la voy a vivir, como me voy a incertar en ellas y como voy a salir adelante aunque no este de acuerdo con ellas.

Una cosa es lo que pasa (realidad) y otra es lo que yo hago con lo que pasa (mi realidad)

Hay una realidad global, cosas que pasan; pero hay realidades particulares y es el como las afrontamos cada quien: como victimas o como protagonistas.

Mi futuro cabe en cualquier realidad, porque depende de mi realidad particular.

Hay un refrán que dice “mas vale pájaro en manos que ver cientos volando” esto es un pensamiento conformista, tiene un concepto de seguridad que nos ancla en nuestro pensamiento progresista,  es muy dañino pensar asi, si queremos desafiar el presente para tener el futuro que soñamos.

La estabilidad hay que entenderla en el concepto amplio….esto es aburrido como las pulsaciones de los aparatos que miden tus signos vitales, si están estables te mueres.

Hay que tener claro que hay una realidad global y que no puedo cambiar; la pregunta es ¿qué hago con aquello que no puedo cambiar?  No se afronta con resignación, se afronta con entendimiento para  que nos lleve a una aceptación, entendiendo esto como que tenemos que aprovechar lo que podamos para fabricar nuestra realidad particular y entregarse por completo a lo que es posible hacer.

Cuando asumo que no hay futuro, estoy asumiendo que no hay presente, entro en una depresión constante y una impotencia.

El problema de la vida no es lo que sucede, es lo que hagamos con lo que suceda y como lo vivamos.


Hay que construir nuestras propias realidades, esto es como construir nuestro propio jardín privado dentro de una residencial. Unos jardines se ven mejor que otros, y estamos en el mismo lugar viviendo pero con realidades (jardines) diferentes.

Julio Alarcón

2 comentarios:

  1. Claro Sr. La segunda opción es difícil de llevar pero correcta aveces tenemos que recordar que estamos en construcción de nuestro futuro o sueño, podemos vivir un sueño hecho realidad o vivir una pesadilla depende de nosotros de nuestra forma de ver la visón y lo que estemos dispuestos a invertir.

    ResponderEliminar
  2. Nada es fàcil.....pero nada es imposible...solo cuesta un poca màs...saludos

    ResponderEliminar