jueves, 9 de abril de 2015

"Entusiasmo"




Vivir con Entusiasmo en la mejor manera de afrontar la vida....

Walter Clerysler  dijo una vez “Si trato de elegir entre dos personas de capacidad idéntica, pero una de ellos  es una persona entusiasta, sé que esta llegará muy lejos pues el entusiasmo puede con todos los obstáculos”.
La palabra “entusiasmo” proviene del griego y quiere decir “Dios dentro de ti”.
 
Se llaman entusiastas a aquellas personas que tienen la capacidad de transformar el mundo que los rodeaba y hacer que sucedan las cosas. 
Tienen a  Dios dentro de sí, que los guía con fuerza y sabiduría. El entusiasmo no es una cualidad que se construye o que se desarrolla. Es un estado de fe.
 “Nada  grandioso se logra sin entusiasmo”, entonces el entusiasmo es una de las cualidades que se requiere para mantenerse  motivado y alcanzar lo que  deseamos. 
La dificultad en la mayoría de las personas es que viven sus vidas a un nivel muy  superficial y sus pensamientos y emociones son poco profundos. El entusiasmo proviene  del interior de la persona, brota en una mente positiva y  crece con acciones positivas. 
Es necesario creer en uno mismo, en la capacidad de hacer, de transformarse y transformar la realidad que nos rodea.
Para lograr ser una persona entusiasta hay que tener un propósito en la vida, hay que saber por qué  y para qué vivimos. Hay que estar enamorado de nuestros sueños y metas. Tener una pasión contagiosa y saber que si creemos podemos, si podemos lo hacemos. 
Para mantener un  nivel alto y poderoso  de entusiasmo se requieren cinco elementos:
1.  Creer en  usted. Saber que entre los 6 mil  millones  de personas que viven    en el planeta tierra  usted es único y especial. Sus huellas digitales, sus  pupilas, su tono de voz, su sonrisa y su energía es única. No hay copia de ellas.

2.    Saber enfocarse, en lo que nos  apasiona, nos enriquece, nos levanta el espíritu nos llena de fuerza y nos permite dar la  milla extra, convertir lo invisible en  visible, lo  difícil en fácil y lo imposible en posible.

3.    Cuide su atmósfera. Cada  vez que usted entra a un  lugar es impactado por los pensamientos y emociones, por la gente que estuvo antes. Su tarea es impactar el  ambiente donde usted se encuentra, utilizando sus palabras positivamente, su tono de voz y su energía. Procure que cuando  usted  se despida de las personas ellos puedan percibir la esencia de su  energía positiva.

4.    Combata lo  negativo, usted sabe que por cada minuto negativo que usted pasa necesita 11 minutos positivos para  volver a la  normalidad. Este  atento a los comentarios que le pueden sabotear, desalentar o frustrar. Su tarea es tener un mantenimiento preventivo para cuando lleguen esos  momentos difíciles podamos reenfocarnos en lo que nos da fuerza, en lo que nos llena de energía y de confianza. 

    5.    No se rinda. El entusiasmo es una  batería  que se puede descargar, tenemos que  conectarnos con gente positiva, hablar  y  compartir con personas que  nos den fuerza, que nos  alienten, que nos alimenten  nuestra esperanza. Las personas que tienen gente de calidad a su lado, tienen calidad de vida, calidad de comunicación y calidad en los  resultados que  consiguen.

 ¡Levántese hoy a conquistar lo que le pertenece!, lo mejor de su vida esta por venir. No importa como haya sido su pasado, su futuro puede ser diferente, pero la decisión está en sus manos. 
Recuerde siempre que tenemos dos opciones o asumimos responsabilidad por  nuestro futuro o esperamos que las crisis definan su destino, ¡Manténgase entusiasmado! “

Julio Alarcón

2 comentarios:

  1. Excelente Sr: Debemos mantener el buen animo. Ya que eso refleja paz y buen testimonio.🙏🙏🙏🙌

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir este tema en lo personal me ayudo bastante para poder compartirlo con los jovenes de la iglesia y levantarles el animo , bendiciones y a la espera del siguiente tema

    ResponderEliminar