lunes, 15 de diciembre de 2014

Caracteristicas de un débil liderazgo.






Un liderazgo débil puede conducir a una alta rotación, una reducción de la productividad y a la pérdida de tiempo y dinero.

A continuación algunas características determinantes:

Evitar las discusiones de resultados o proyectos.

Los líderes eficaces reconocen que discutir puntos de vista diferentes y llegar a los acuerdos es lo correcto , aunque no son agradables, son inevitables y pueden ser productivos si se abordan y manejan adecuadamente. Por otro lado, los líderes débiles no les gusta esta discusión, frenan a su equipo, no dan una crítica constructiva, imponen sus ideas.


Señalar con los dedos

Los líderes débiles humillan públicamente a los empleados que cometen errores sin importar si el trabajo detrás del error estaba bien intencionado. Además, un líder débil crea una cultura donde los errores son inaceptables, lo que aumenta el temor, baja la moral y paraliza la creatividad. Los líderes fuertes están detrás de sus empleados, elogian el esfuerzo y proporcionan más capacitación, lineamientos y formación para que el empleado pueda evitar errores futuros.

Hacer su grupo de favoritos

Los lideres débiles no se dan la oportunidad de conocer el talento de sus colaboradores, solo crean un grupo de favoritos (los llamados empleados Camaleones), son aquellos que siempre le dicen “si a todo “,  y además se adaptan a las nuevas reglas aunque estén en contra de su dignidad y dañen sus creencias, todo por el dicho “ni modo el o ella es así”. Son empleados que se venden al mejor postor con su discurso de sobreviviente.

No ofrece ninguna visión

Un líder débil suele ser incapaz de articular la visión de la compañía y cómo su equipo contribuye a esa misión. Por el contrario, un líder fuerte puede responder a estas preguntas, así como decirle a cada empleado cómo su trabajo contribuye a los objetivos generales de la empresa.

Cuenta con pobres habilidades de comunicación

Los líderes con pobres habilidades de comunicación arriesgan el fracaso de su empresa.
Los líderes débiles envían mensajes confusos o mixtos a sus equipos, se comunican con poca frecuencia y cuando lo hacen solo ocupan un lenguaje negativo y dan malas noticias.
Por otro lado, los líderes fuertes crean una atmósfera de comunicación de confianza y apertura, se comunican con frecuencia, de manera clara y consistente y utilizan múltiples canales en función del objetivo y la naturaleza de su mensaje.

Julio Alarcon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario