martes, 12 de agosto de 2014

Historia de Alejandro Magno y su ejército





¿Cuántas veces tomamos decisiones con alta determinación para lograr los resultados? ¿Cómo optar por el mejor camino? ¿Cómo no dejarse vencer por los obstáculos?

Lee esta historia de “Alejandro Magno y su ejército” y entérate cómo este gran líder de la historia pudo motivar a su equipo.

Cuenta la historia que antes del año 335 a.C., Alejandro Magno atacaría Fenicia en una de sus grandes batallas. Tenía en claro que el ejército enemigo superaba en gran número al suyo. Sus hombres estaban atemorizados porque conocían la situación. Desmotivados y sin esperanzas pensaban que iban a una muerte segura.

Cuando llegaron a las costas de Fenicia y ya había desembarcado todo su ejército, Alejandro Magno ordenó a algunos de sus hombres a quemar todas sus naves. Los barcos se consumían en el fuego y poco a poco se hundieron en el mar.

Reunió a todas sus tropas y les dijo: “¿Ven cómo se queman nuestros barcos? Pues la única forma de volver a casa con nuestras familias es salir victoriosos de esta batalla. Regresaremos por el mar y en los barcos de nuestros enemigos a quienes venceremos”.

Y así fue, los hombres se armaron de valor y lucharon con determinación por sus vidas, por su objetivo en la batalla  y por regresar a casa al lado de sus seres queridos.

Reflexión
Cada obstáculo que aparece en nuestro camino es un paso hacia el objetivo que queremos alcanzar. Analicemos la situación, pensemos bien en nuestras acciones y luego actuemos con determinación para lograr los resultados. Son muchas las cosas que deseamos lograr en diferentes aspectos de la vida, no seamos mediocres conformándonos con aquello relativamente bueno. Si tu meta es lograr algo excelente, ¡pues lo harás! 


Julio Alarcon
 

1 comentario:

  1. Correcta e inspiradora lectura Sr. Debemos luchar por nuestro sueños, y aveces toca también por nuestra fuente de sustento (trabajo). Podemos hacer lo ordinario y alguien más hará eso extraordinario y lograra lo que anhela. Yo he decido hacer lo extraordinario aunque este implique mucho trabajo y esfuerzo pero la meta vale la pena.

    ResponderEliminar