viernes, 22 de julio de 2011

LIBRO “EL ARTE DE LA GUERRA”…… GENERAL SUN TZU

Continuación....

Capitulo 3: Sobre las proposiciones de la victoria y la derrota.
  • Es mejor conservar a un enemigo intacto que destruirlo.
  • Los que consiguen que se rindan impotentes los ejércitos ajenos sin luchar son los mejores maestros del Arte de la Guerra.
  • Nunca se debe de atacar con cólera y con prisas. Es aconsejable tomarse tiempo en la planificación y coordinación del plan.
  • Un verdadero maestro de las artes marciales vence a otras fuerzas enemigas sin batalla, conquista otras ciudades sin asediarlas y destruye a otros ejércitos sin emplear mucho tiempo.
  • La victoria completa se produce cuando el ejército no lucha, la ciudad no es asediada, la destrucción no se prolonga durante mucho tiempo, y en cada caso el enemigo es vencido por el empleo de la estrategia.
  • Si conoces a los demás y te conoces a tí mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a tí mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a tí mismo, correrás peligro en cada batalla.
Capitulo 4: Sobre la medida en la disposición de los medios.
  • La invencibilidad está en uno mismo, la vulnerabilidad en el adversario.
  • La invencibilidad es una cuestión de defensa, la vulnerabilidad una cuestión de ataque. Mientras no hayas observado vulnerabilidad en el orden de batalla de los adversarios, oculta tu propia formación de ataque y prepárate para ser invencible, con la finalidad de preservarte. Cuando los adversarios tienen órdenes de batalla vulnerables, es el momento de salir a atacarlos.
  • La defensa es para tiempos de escasez, el ataque para tiempos de abundancia.
  • En situaciones de defensa, acalláis las voces y borráis las huellas, escondidos como fantasmas y espíritus bajo tierra, invisibles para todo el mundo. En situaciones de ataque, vuestro movimiento es rápido y vuestro grito fulgurante, veloz como el trueno y el relámpago, para los que no se puede uno preparar, aunque vengan del cielo.
  • Si eres capaz de ver lo sutil y de darte cuenta de lo oculto, irrumpiendo antes del orden de batalla, la victoria así obtenida es una victoria fácil.
  • Cuando eres capaz de ver lo sutil, es fácil ganar.
  • Un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después.
Continuamos........

No hay comentarios:

Publicar un comentario